Metrónomo 1

Más vendido Nº 1
Donner Afinador de Guitarra Metrónomo sintonizador digital para Guitarra/Bajo/Ukulele/Violín/Afinador Cromático Clip con Pantalla LCD, 3 en 1 sintonizador metrónomo generador de tono(DMT-01)
  • 【Dispositivo 3 en 1】 - Metrónomo, Afinador Digital y Generador de Tonos, dispositivo de 3 funciones en 1 para guitarras acústicas y eléctricas, bajo, ukelele, banjo, violín, mandolina e instrumento de viento. Ser capaz de satisfacer las diversas necesidades de práctica y actuación en vivo tanto para principiantes como para profesionales.
  • 【Afinador versátil para un gran rendimiento】 -Diseñado con precisión para una detección de alta precisión y un clip de vibración sensible, sintonizado con una precisión de ± 0,5 centésimas. La frecuencia del tono de referencia A4 (calibración) se puede ajustar en un amplio rango de 430 Hz a 450 Hz. Varios modos de afinación se adaptan a diferentes instrumentos.
  • 【Pantalla de visualización grande y soporte plegable】: la pantalla ancha con luz de fondo blanco-verde le permite ver la pantalla claramente en un ambiente con mucha luz u oscuridad. El diseño razonable de las teclas de función puede realizar la operación con una sola mano. Gran pantalla LCD central, con diseño de soporte de 45 ° detrás del dispositivo, que combina ergonomía y se sostiene perfectamente.
  • 【Metrónomo con varios tempo y ritmos】 - 30-260 pulsaciones por minuto, 0-9 pulsaciones por medida; 8 ritmos disponibles, sea cual sea el instrumento que toque, ¡encontrará los ritmos para usted! Este metrónomo mejorará su sincronización en una variedad de estilos musicales.
  • 【Sintonizador de micrófono con conector para auriculares】 - -El volumen ajustable y el conector para auriculares permiten practicar en entornos complicados, reduciendo la interferencia exterior en los ritmos. Las pilas AAA incluidas garantizan que su DMT-01 sea de bajo consumo y funcione durante largas horas.
Más vendido Nº 4
Rayzm metrónomo mecánico con alta precisión para toda clase de instrumentos (piano/batería/violín/ guitarra/bajo e instrumentos de viento). Chasquido audible y timbre de campana
  • Un metrónomo con mecanismo de relojería : No necesita pilas, usa un mecanismo de cuerda para funcionar. Tempo variable desde 40 a 208 bpm y 5 posiciones de encendido/apagado del timbre (opcional 0/2/3/3/6 golpes de campana)
  • Alta precisión: Usamos el mecanismo de cobre de más alta calidad dentro del metrónomo para asegurar un funcionamiento estable en un largo periodo, con tolerancia de tempo menor del 1%. Tenga cuidado con algunos metrónomos baratos de baja calidad que usan mecanismos de plástico.
  • Fácil de usar : Quite la cubierta protectora, seleccione el toque que desee y el tempo, dele cuerda, y ponga en movimiento el péndulo.
  • Construcción sólida: Un metrónomo en forma de pirámide clásica, que está hecho de duro plástico con una protección transparente para mantenerlo protegido mientras no se usa, lo suficientemente robusto para un uso constante.
  • Múltiples aplicaciones: Puede ser usado para toda clase de instrumentos musicales tales como piano, violín, guitarra, batería, bajo, ukelele, mandolina y otros instrumentos de viento como saxofón, flauta, etc.
Más vendido Nº 5
Korg CA-1 - Afinadores y metrónomos
  • Afinador cromatico afinador cromático
  • Display con aguja digital
  • Tono de referencia
Cargar Mas

Con este metrónomo virtual gratis tendrás la herramienta perfecta en tu bolsillo ya que funciona desde cualquier dispositivo moderno, incluyendo tabletas, iPads, teléfonos inteligentes y muchos más Pensaban que encontrarían un problema en el mecanismo que les permitiría deducir los tempos que Beethoven había querido escribir Su trabajo, además, permite recalibrar las partituras anómalas y asignarles el tempo que, probablemente, quiso darles el genio alemán

La mejor oferta de metrónomo 1

Es cierto que a la hora de la verdad no cualquier metrónomo es válido, pues necesitamos que cumpla algunos mínimos como la elección del compás, figura rítmica o la marcación del pulso fuerte, y no todos los metrónomos, sobretodo las apps, lo ofrecen siempre Si quien escribe la composición desea que el tempo sea de una negra por segundo, escribirá en la parte superior de la partitura de la obra la indicación = 60, indicando así el número de negras que deben sonar en un minuto La pulsación se mide en PPM (pulsaciones por minuto), y también se usa comúnmente BPM por sus siglas en inglés (beats-per-minute) Para ello, resultan necesarios conocimientos de física para modelar el metrónomo matemáticamente, de análisis de datos, de computación, de usabilidad y, por supuesto, de música Los tempos que dejó indicados el compositor son, en general, demasiado rápidos, hasta el punto de que, colectivamente, los músicos tienden a ralentizarlos, indica uno de los autores de la investigación, Iñaki Ucar, científico de datos del Instituto de Big Data de la UC3M, además de clarinetista Pero también hay quienes, buscando interpretaciones históricamente precisas, reivindican las marcas de Beethoven como su supuesta voluntad escrita

La mejor oferta de metrónomo 1

Como resultado, la combinación característica de melodía, armonía, ritmo, orquestación y notación dentro de una pieza pueden influir en la percepción de un tempo óptimo dentro de unos límites razonables Los resultados muestran que todos los grupos de directores tocan más lento que lo indicado por Beethoven en aproximadamente 6, 8 y 13 ppm, respectivamente, en promedio También desarrollamos una metodología para estimar los parámetros originales del metrónomo de Beethoven a partir de fotografías de otros metrónomos de la época y el esquema de la patente original Finalmente, usamos este modelo para evaluar posibles distorsiones: incluyendo la alteración de la masa inferior o un aumento de la fricción entre otras En los primeros metrónomos, esta masilla medía, precisamente, centímetro y medio de alto y una forma trapezoidal apuntando hacia abajo (ver figura) Esta inocente anotación constituye una prueba escrita de que, después de tanto tiempo usando el dispositivo, hubo un momento al menos, en el que Beethoven no estuvo seguro sobre cómo leerlo